viernes, 31 de diciembre de 2010

FELICITACIONES.



Yo no sé por qué mi señor Porquero siempre me deja a mí estos marrones navideños, pero yo me barrunto que algo de guarrería freudiana le tiene que pasar por las entrañas de su cerebro para salir escupido por estas fechas y no dar la cara como debería. Harto de que esto suceda, esta vez le hice frente y cuando me dijo que me despidiera en su nombre del personal, yo le repliqué que por qué no lo hacía él en persona con lo mirado que es y lo cumplido para no faltar nunca a su cita bloguera los lunes, miércoles y viernes a no ser que causas de fuerza muy mayor se lo impidan. El porquero se quedó muy pasmado, como papando moscas, y me dijo que no lo sabía, pero que se iba a una finca de su amigo el poeta castrojo Luciano de Olivenza a pasar el fin de año sin interneses ni ciberespacios y que agradeciera encarecidamente a todos los que lo leen el hecho, para él insólito, de que lo vengan leyendo e incluso dejando atinados comentarios, por lo general. “La verdad es que esto de que lo lean a uno es un milagro” dijo en voz alta para sí mismo y a continuación me dijo: “Diles a los lectores blogueros que sin ellos no soy nadie y que el lunes estaré al pie del cañón y, ya de paso, les felicitas a todos por seguir vivos un año más que, a fin de cuentas, es lo más importante”. Esto me dijo y cerrando la puerta se fue.


Tal y como me lo dijo yo se los cuento y añado por mi parte que el próximo año lo vivan con salud, amor y austeridad, que esta crisis ha venido para quedarse para largo y que lo más provechoso será pedir a los dioses que no existen que nos iluminen para pasarla lo mejor que podamos, que no siempre la vida va a ser coser y cantar. Queridos lectores, endureceos y paciencia.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

RETRATO BREVE.


Era un tipo insobornable. Tenía un sentido del humor a prueba de sí mismo.

lunes, 27 de diciembre de 2010

FAMILIA, NAVIDAD Y CAÑERÍAS.




Hasta hace muy poco la Navidad era para mí un tormento,  una inmensa lata de melocotones en almíbar del tamaño de una piscina olímpica que tuviera que ingerir diariamente. Los villancicos se me alojaban en el cerebro como gotas chinas. Belenes, papásnoeles encaramados a las ventanas, árboles navideños, películas americanas de sobremesa, sembraban mis noches de terrores nocturnos. El buenismo angelical de los telediarios y la exaltación familiar desmedida hacían que me salieran toneladas de azúcar por todos los agujeros de mi cuerpo sin omitir ninguno. Imposible sostener con la parienta o con quien fuera una relación sexual saludable. Familia y Navidad constituían un bolo alimenticio indigerible. Era como si me atiborraran a la fuerza de polvorones y mantecados sin el auxilio de un vaso de agua.
En navidad mi vida familiar y sexual era un desastre. Quiero decir que amaba con todas mis fuerzas a mi mujer, a mis hijos y a otras mujeres con sus hijos respectivos, pero cuando todos ellos eran sepultados en Navidad bajo el nombre de familia o unidad familiar, entraba en la depresión más profunda. Hasta que buen día encontré la imagen feliz, la metáfora salvadora que me curó para siempre. Fue en la visita que cada seis meses hago al dentista para mantener mis dientes en perfecto estado para la dentellada. Durante la espera, suelo leer las ilegibles revistas del corazón que en mi vida ordinaria jamás se me ocurre leer. (Mi dentista, como todos los dentistas, tiene en la consulta un kiosco completísimo de semejantes publicaciones).
Todas se distinguen por una cursilería atroz. La continua sucesión de tópicos pastelosos me relaja como preparación a que hurguen en mi boca. Uno de los tópicos más en boga gracias a la equiparación laboral de hombres y mujeres es, sin duda, la entrevista en profundidad, en medio de una enorme cocina o de un salón fastuoso, a la mujer famosa que tiene un trabajo público muy bien remunerado; actriz, presentadora de televisión, modelo.
Surge la previsible pregunta acerca de las prioridades de la petarda sobre qué elegiría, en el caso hipotético de que tuviera que elegir, entre el trabajo y su familia. Todas aseguran que no dudarían ni un segundo en abandonar sus celebridades y sus ingresos suculentos en caso de que su familia peligrara, porque para ellas sus hijos son lo más importante. Su marido, constructor corrupto y multimillonario, también.
Fue entonces cuando una voz que venía de lo más bajo de mi subconsciente me dijo: “Para todo el mundo la familia es lo más importante. Hasta para ti que te pasas la vida despotricando contra ella. No seas merluzo y relájate. La importancia de la familia para el ser humano es algo muy obvio. Tan obvio como que las casas tienen cañerías”.
“¡Pues claro!”, me dije yo desde lo más alto de mi consciente “¡Hablar de la familia y de su importancia alabando sus excelencias y exaltando sus virtudes, resulta ridículo por obvio!
Tan obvio como que las casas tienen cañerías por donde fluye el agua que sale por grifos y váteres y tan ridículo como que a nadie se le ocurre, cuando va a comprar una casa, preguntar si tiene agua corriente. El agua corriente, como la familia, se supone. Lo extraño es alguien que no tenga familia. Sería como habitar una casa sin cañerías. Por otro lado, no sé de nadie que, al mostrar orgulloso su casa, dedique una mínima parte de sus alabanzas a las cañerías de agua. Como mucho, podrá aludir de pasada a los puntos de toma de agua que tiene su cocina para ponderar lo bien distribuida que está”.
Cuando encontré esta comparación afortunada entre familia y cañerías, mi vida cambió por completo. Salí de la consulta del dentista con mis dientes afilados y una alegría interior reluciente. Si antes era un tipo introvertido y amargado, ahora soy un optimista radical con una sonrisa que ilumina mi rostro como el rayo catódico de un televisor en 3D con home cinema reproduciendo el sonido  de las cataratas del Niágara.
¡Por fin puedo decir sin ruborizarme que amo a mi familia sobre todas las cosas! Ahora formo parte de la asociación de madres y padres del instituto de mi hijo, apoyo económicamente algunas ONG multisolidarias y polisostenibles y tengo un facebook hapymilk donde cuelgo entrañables fotos familiares.
Y siempre pienso en la Navidad y en la Familia aunque sea verano. De hecho no hay un solo día del verano en que no piense en la fiesta familiar por excelencia. En el sur lo tenemos más fácil. En el supermercado de abajo, no bien acaban de tomar el avión los últimos turistas rezagados cuando ya están colocando los primeros adornos navideños y sustituyendo los expositores de cremas solares por mantecados y polvorones. Mi amigo el jefe del supermercado llama a esta época dichosa Veranidad, todo un acierto lingüístico que será completado cuando se produzca la unión feliz con la Semana Santa hasta llegar a la Santa Veranidad durante la cual los viejos del Imserso estarán todo el año viajando excepto en las señaladas fiestas navideñas donde tendrán que encerrarse obligatoriamente en sus casas para recibir a los nietos queridos.
Pero no adelantemos almibarados acontecimientos. Gracias a aquella comparación feliz entre familia y cañerías de agua, ya no sufro. Todos mis sentimientos familiares reprimidos afloran ahora como un torrente que, tras una lluvia abundante, corriera por su cauce natural inundando la urbanización construida por un constructor corrupto con todos los permisos en regla. La Navidad es para mí un Titanic de cañerías de agua que explotasen al unísono para componer el más glorioso salmo a la familia. Un inmenso popurrí de aguas minerales, familiares y fecales cayendo desde altísimas cataratas. Mis sueños secos de polvorón y mantecado han pasado a mejor vida. Hoy sólo tengo sueños húmedos donde mi mujer, ataviada de papá Noel salta por la ventana y me hace un striptease con música de villancico para después tenderse desnuda en la cama y desde allí exclamar: “Ven conmigo, fontanero mío”.

















miércoles, 22 de diciembre de 2010

COCHINO ENTREVERADO.


Me comunica mi señor Porquero que mañana jueves coge el pendigue y a toda su parentela y se marcha a la Extremadura a familear por aquello de las navidades. A mí me viene muy bien, pues así puedo trastear un poco por entre sus cosas y sus escritos. Lamentablemente su estancia será corta,(el lunes próximo estará de vuelta), y no tengo yo tiempo para entremeter arteramente algunas de mis cosas que tenía a medio preparar. Otra vez será. Me ha dejado dicho que me despida en su nombre de todos los señores blogueros que tienen a bien o a mal leerle y me deja dicho también que les felicite a todos según los protocolos y creencias navideñas que cada cual tenga.



Así que lo dicho, daos por felicitados queridos míos según vuestras querencias y carencias en estas fiestas. ¡Jamón sí, Fanatismo no!



lunes, 20 de diciembre de 2010

DETENTADORES DEL DISCURSO.


Políticos, sacerdotes, profesores, telepredicadores, mercachifles, chamarileros, chamanes, radioradores, tertulianos, periodistas...padres, en general, y argentinos en particular.

viernes, 17 de diciembre de 2010

CRISIS. PRINCIPIO DE RECIPROCIDAD.


La violencia institucional genera violencia social. No dejarán de apretarnos las clavijas hasta que no empiecen a arder bancos y a volar políticos y especuladores.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

NARRACIÓN Y VANGUARDIA.




La narración es esencial a nuestra condición porque nos devuelve como un espejo la imagen del tiempo. El hombre es un ser enfermo de narratividad. El triunfo de la Historia sobre la Vanguardia queda asegurado.



lunes, 13 de diciembre de 2010

AMÍGDALAS.(GRAMÁTICA DEL CUERPO)


Últimamente me asaltan con cierta asiduidad recuerdos de mi infancia antigua, lo cual significa que me estoy haciendo viejo, cosa que no me importa en absoluto mientras goce de una salud correcta. Los capricornios vamos mejorando conforme nos hacemos viejos. Según los astrólogos, que son una especie de astrónomos pero al revés, Capricornio es el signo de la vejez y de la sabiduría. Relacionado con el invierno y con la tierra, es representado por una solitaria cabra en lo alto del monte. Somos constantes y discretos, con gran tendencia a la melancolía y al pesimismo, prácticos, lentos y sólidos. En resumen; muy aburridos. Todo esto es verdad en mi caso, entre otras cosas, porque me conviene. Me encanta aburrirme conmigo mismo en mi soledad. Amo las distancias cortas que me hacen ser sociable pero jamás multitudinario.


Lo de la sabiduría también me viene por el lado de los multitudinarios chinos que se han empeñado en adscribirme el signo de la serpiente. A pesar de mi aburrimiento congénito, he cambiado varias veces radicalmente de vida como las serpientes de camisa. En cuanto a la salud, el horóscopo zodiacal no acierta lo más mínimo. No tengo problemas ni con las rodillas ni con las articulaciones. Mis traumas están relacionados más bien con los ojos, los oídos y la garganta. Pero astrológicamente tampoco me salvo por ahí porque, a lo que parece, mi ascendente es Aries cuyos problemas de salud están relacionados con la cabeza, cosa nada extraña si tenemos en cuenta que es representado por un carnero. Entre la cabra de Capricornio y el carnero de Aries, de cuernos tengo para dar y tomar. Me refiero, claro está, a cuernos físicos. En cuanto a cuernos mitológicos prefiero no preguntar por si acaso.


En descargo de la madre de mis ojos, debo decir que a ella no le gustó en absoluto que me pusiera gafas porque decía que las gafas me quitarían la expresión de los ojos. Cosa que es verdad aunque en mi caso no ha sido así. Hay muchas cosas que afortunadamente a mi edad no han sido como serían. Por ejemplo, no me he hecho un carca y uso lentillas cuando juego al ping pon aunque cabe también la posibilidad de operarme la vista, cosa que dudo mucho.

Dada la polisemia de la palabra operación que, según en qué contextos, puede significar operación quirúrgica o intervención militar, no me hace mucha ilusión operarme de nada que no sea estrictamente necesario y sin mi consentimiento, a ser posible. Quiero decir que yo no me entere a priori de nada y que me metan en el quirófano completamente anestesiado por dentro y amnestesiado por fuera. Todavía conservo en todo su esplendor el inmenso trauma de cuando me operaron de la garganta por llamar de alguna manera a la escabechina que me hicieron. Fue una intervención militar en toda regla. En aquellos tiempos todo estaba militarizado, incluidos los curas y los cirujanos. Los cirujanos se volvían locos con el bisturí y a la más mínima ocasión cortaban por lo sano las amígdalas por arriba o el prepucio por abajo.


Las amígdalas, como todo el mundo sabe, se hallan en la faringe y constituyen una defensa importante contra las invasiones de gérmenes patógenos procedentes del exterior. Toda una línea Maginot. Hay varios tipos de amígdalas, pero las que a mi me interesan e interesaron mucho al otorrinolaringólogo eran las amígdalas palatinas situadas en el istmo de mis fauces, en la entrada de la orofaringe, más concretamente entre los pilares del velo de mi paladar. Estas amígdalas pueden inflamarse e infectarse. Son las típicas anginas que mucha gente padece pero que afortunadamente hoy jamás se extirpan. Las mías hace ya mucho tiempo que desaparecieron como también desapareció su verdugo, el Doctor Macho. A veces pienso si debiera cambiar mis naturales sentimientos de animadversión hacia mi verdugo por sentimientos más positivos ya que, gracias a él, las defensas nacionalsindicalistas, que desde muy pequeño me inculcaron, quedaron destruidas por la eliminación de mis amígdalas palaciegas, facilitando así la entrada de gérmenes judeomasónicos que, junto a las secuelas de una gripe mal curada a los quince, hicieron de mí un librepensador crónico.


El doctor Macho no tuvo piedad de mis cuatro años. Nada más abrirme la boca y meterme el palito mondo y lirondo sin acompañamiento de helado, dedujo para alegría de su bisturí que había que cortar mis pobres amígdalas. No recuerdo cuánto tiempo pasó desde la emisión de la sentencia fatal hasta su cumplimiento, pero el caso es que aún ahora me veo atado de pies y manos a una silla ortopédica, en medio de una habitación fría con luz amarillenta, con la cabeza también inmóvil por una cinta de cuero al respaldo. El doctor Macho, con bata blanca y círculo metálico en la cabeza a guisa de ojo de Polifemo, se acerca en primer término provisto de un diábolico aparato que, al insertarlo en mi boca, la obliga a abrirse de par en par sin posibilidad de cierre mientras en segundo plano mi madre y mi tía abuela, cual dolorosas transidas, despliegan dos inmaculadas toallas a la espera del trágico desenlace. Mi padre, también presente al principio por aquello del qué dirán, en cuanto ve que el cíclope se me acerca con las peores intenciones, no puede contenerse y hace mutis por el foro desapareciendo de mi vista mientras el otorrinolaringólogo macho perpetra la carnicería.

Tan sólo recuerdo las blanquísimas toallas completamente manchadas por la sangre derramada y mi cuerpo mutilado bajando las escaleras en compañía de las dos dolorosas mientras en el zaguán de abajo me espera la figura contrita de mi padre con el regalo más hermoso de mi vida; un helicóptero militar con el que juego toda la tarde metido maternalmente en la cama, también llamada cine de las sábanas blancas. Muchos años después sufrí una convulsión interior fortísima cuando vi en la pantalla grande la operación militar de helicópteros wagnerianos sobre una aldea vietnamita. De lo que ya no estoy tan seguro es si yo iba en el helicóptero o corría hacia la selva mientras silbaban las balas.

viernes, 10 de diciembre de 2010

METÁSTASIS.



Ballena blanca, Malaya, Gürtel, Galgo, Grial, Puerto….

miércoles, 8 de diciembre de 2010

VIDA.



Objeción a Cioran:

Estamos todos en el fondo de un milagro, cada instante del cual puede ser un infierno.

lunes, 6 de diciembre de 2010

viernes, 3 de diciembre de 2010

REALIDAD Y LENGUAJE.



De la realidad uno puede escaparse a veces. Del lenguaje, jamás.

miércoles, 1 de diciembre de 2010

CEREBRO.


Punto de encuentro entre la inteligencia y la experiencia.

lunes, 29 de noviembre de 2010

HIPERMETROPÍA Y ESCRITURA.




Algunos filósofos del lenguaje piensan que la realidad en sí misma no existe sino que es producto del lenguaje. No estoy del todo seguro, pero de lo que no me cabe la menor duda es que la realidad para mí es producto de mi hipermetropía.



El cristalino de mis ojos tuvo que acomodarse a la distancia pues la hipermetropía hace que me sea muy incómoda la visión cercana de las cosas. O sea que, desde la cuna, el defecto de mis ojos me inclinaba a tener una visión distanciante e irónica del mundo. Por eso no puedo escribir culebrones ni melodramas. Me pongo, por ejemplo, a escribir una historia falsamente histórica de las que se llevan ahora y enseguida tomo distancia distanciando al pobre lector al que nunca dejo que se meta en la historia pues la interrumpo con continuas digresiones. Desde el punto de vista narrativo, soy un cursus interrumptus. Jamás podré ser un novelista de bestsellers.





Desde el punto de vista amoroso, mis éxitos han sido escasos pues la hipermetropía me ha encaminado a un antirromanticismo demoledor que echaba para atrás a las damas que siempre me veían distante y lejano. ¿Cuánto más rica y variada hubiera sido mi vida amorosa de haber tenido miopía? La miopía, al exigir cercanía, incita a la ternura y al contacto. Al romanticismo en suma. Lo opuesto a mi condición de hipermétrope irónico. Claro que, por otra parte, debo confesar que el color verde claro de mis ojos ejerce aún sobre las damas un atractivo irresistible…



El problema es que nunca se han puesto de acuerdo la ternura y el azucaramiento del verdor claro de mis ojos con la ironía distanciante de la hipermetropía, de manera que las damas y yo de siempre nos hemos hecho un lío, pues cuando ellas se acercaban, yo me distanciaba y cuando yo me acercaba, eran ellas las que se alejaban. Lo ideal no es tener una visión del mundo sino una cosmovisión que aúne armónicamente la miopía y su inclinación por la cercanía y el detalle, (la feminidad), con la masculinidad lejana e hipermétrope de quien puede ver el bosque sin que le molesten los árboles…(Gramática del Cuerpo)

viernes, 26 de noviembre de 2010

FUTURO


Homosexuales Multiculturales. Galeristas especialistas en Heces Fecales Originales. Feministas fantásticas. Arquitectos emblemáticos. Diseñadoras democráticas. Cocineros mediáticos. Dramaturgos prostáticos. Mariquitas abstractas. Modistos concretos. Artistas plásticas. Teatreros diabéticos. Productoras anoréxicas. Programadores periféricos. Escritoras progresistas. Ensayistas disléxicos. Periodistos inconformistos. Futbolistas artistas. Novelistas pacifistas. Lesbianas lacanianas. Freudianos cristianos. Guionistas vanguardistas. Cineastas plastas. Monógamos sucesivos. Polígamas sincrónicas. Músicos Afásicos. Enchufados trifásicos. Críticos cítricos. Editores ágrafos. Directores de festivales. Educadores transversales. Cronistas locales. Gestores culturales. Filósofos ambientales. Animadores socioculturales. Poetas virtuales. Directoras audiovisuales. Mamporreros multirraciales. Lameculos interdisciplinares.Especialistas experimentales. Vanguardistas vocacionales. Pajilleros mentales….



….Hechos todos los experimentos, descubiertas todas las pólvoras, subvencionados todos los excesos, mostradas todas las vergüenzas y todas las vanguardias….


¿Cuál será el arte de la crisis?

miércoles, 24 de noviembre de 2010

CRISIS.



Golpe de estado de los mercados. Sumisión definitiva y formal del poder político al poder económico. La sumisión de facto lo ha sido desde siempre.

lunes, 22 de noviembre de 2010

UN ESCRITOR UNIVALVO.(AUTODEFINICIÓN)



… En realidad no soy tímido. Tan sólo resido en las profundidades de una concha única. Soy un escritor univalvo. Hace tiempo que eliminé de mi horizonte mental el dos. Por excesivo. El hecho de que comparta una parte insignificante de mi tiempo con mi mujer, me asegura una unión imperecedera. Una conversación durante el desayuno, un polvo sin acrobacias tántricas, alguna salida excepcional a los mundos exteriores, alguna cena en casa con amigos y después… Silencio total. Cada uno en su concha y el vacío de Dios como inmenso océano amniótico más un hijo común que nos asegura nuestra toma diaria de tierra y nos iguala así al resto de los mortales. Eso es todo.


viernes, 19 de noviembre de 2010

IRONÍA.





Mientras mi hijo daba su clase de inglés, me fui a la biblioteca pública a esperarlo. La biblioteca estaba atestada. Casi no había sitio. La gente joven estudiaba sus apuntes, los viejos leían los periódicos. Entonces me di cuenta. Sólo había una persona que realmente estuviera leyendo un libro. Era yo y el libro me lo había traído de casa.


miércoles, 17 de noviembre de 2010

ARTE Y TIEMPO.


El arte atraviesa el tiempo que atraviesa a los mortales.

lunes, 15 de noviembre de 2010

viernes, 12 de noviembre de 2010

SEVILLA.



Recorrer ciudades es un pretexto para recorrerse el alma y adentrarse por los laberintos del tiempo.


(A propósito de una jornada muy particular y gozosa del Porquero en el palacio de las Dueñas de Sevilla)

lunes, 8 de noviembre de 2010

jueves, 4 de noviembre de 2010

MC LUHAN Y EL CUERPO.





...La gramaticalidad de los cuerpos depende del contexto en donde se desarrolle. Lo que en unos es hambre, en otros, anorexia. Mac Luhan acertó de pleno cuando dijo que el medio es el mensaje. Su problema fue que lo aplicó a la televisión en vez de al cuerpo. Mc Luhan fue sociólogo canadiense mientras que yo soy hermeneuta cisterciense. Mi superioridad no admite dudas. Momificados en vida por cirugías invasivas, nosotros somos nuestro propio mensaje. Usamos la televisión para admirarnos y aplaudirnos. Eso es todo.

miércoles, 3 de noviembre de 2010

DESEO IRREALIZABLE.





Ante la imposibilidad de ganarme honestamente la vida como actor porno, mi ideal, me gustaría muchísimo vivir del ping pon o de la escritura.

lunes, 1 de noviembre de 2010

TÓPICO Y PIEDRA.






… “No, la verdad, es que no me arrepiento de nada…..No cambiaría nada de mi vida, la acepto tal y como ha sido…Si volviera a vivir, haría las mismas cosas con los mismos aciertos y las mismas equivocaciones…” y así ad líbitum en una infinita cadena de tropiezos en la misma estúpida piedra.




Solución I-Elimínese la piedra estúpida. (Imposible). En el caso muy improbable de que pudiera hacerse desaparecer, seguro que vendría algún estúpido y la volvería a poner para darse el gusto de tropezar y no arrepentirse.




Solución II-Elimínese la estupidez. (Totalmente imposible). Las piedras protestarían.




Solución III- (La más práctica).Condénese a los estúpidos, que nunca se arrepienten de nada, a leer hasta el fin de sus días el mito de Sísifo, transportador eterno de la piedra.




viernes, 29 de octubre de 2010

HIPOCRESÍA Y PURITANISMO.


¡Qué tiempos tan exhibicionistas son estos que vivimos donde tantos se escandalizan por todo!

miércoles, 27 de octubre de 2010

IGNORANCIA.


La ignorancia suele ser el camino más corto hacia la insolencia.

lunes, 25 de octubre de 2010

ORINA, ORINALES, REYES




Junto a la sangre y a las heces, la orina pertenece a la gramática analítica por derecho propio pues son detectores de cualquier dolencia o enfermedad. ¿Quién no guarda en su memoria la típica escena de película histórica en la que un empelucado médico analiza con mirada de halcón y nariz de sabueso los detritos reales depositados en un orinal? La cosa ha cambiado mucho desde entonces. Excepto algún viejo despistado, ya nadie tiene un orinal debajo de la cama. Tampoco ningún médico lleva peluca y sin embargo la monarquía persiste, cosa que no acabo de entender. Tan modernos para los análisis urinarios y tan antiguos para los tronos y las coronas. Se me podrá decir con toda razón que la monarquía se ha modernizado tanto como los análisis de orina, lo cual es cierto. Hoy todo es mucho más higiénico, pero también es cierto que les seguimos pagando a reyes y emperadores como hace siglos; bodas, bautizos, palacios y viajes con vistas a que tengan una estancia larga y feliz en la tierra.






La verdad es que no sé por qué me pongo tan revolucionariamente francés cuando hablo de escatologías gramaticales como la orina y las heces. ¿Será que todavía persiste en mí la imagen de los juegos infantiles cuando nos colocábamos los orinales en la cabeza semejando coronas? A mucha gente le da por leer revistas rosas cuando se sienta en el váter. A mí, sin embargo, me da extrañamente por pensar y, cuando orino, tengo la manía de poner las dos manos en la pared como si me estuvieran cacheando o como si fuera uno de los fusilados el dos de mayo por los franceses de Goya, visto de espaldas y con el muro delante y no detrás. ¿Querrá esto decir que pienso del revés?¿Viviré de espaldas a los tiempos actuales?¿Seré un afrancesado decimonónico en escisión sufriente entre la incapacidad de gritar “vivan las cadenas” y por otro lado ver cómo mis ideales de ilustración y enciclopedia me son impuestos a golpes de bayoneta?¿Será que en el fondo vivo en un sin vivir cada vez que espero los resultados de los análisis de sangre y orina? ¿Habré iniciado ya la vuelta irremediable al orinal de la infancia de debajo de la cama?...

viernes, 22 de octubre de 2010

miércoles, 20 de octubre de 2010

RENACIMIENTO.



Se había erigido en el modelo perfecto de hombre del siglo XXI. Era un geómetra. Por un lado sabía trazar la recta con perfección masculina y, por otro lado, se había vuelto curvo y relativo como la mujer y el universo.

lunes, 18 de octubre de 2010

OTRA GALAXIA.




I-Este año tuve que viajar a Francia por motivos profesionales. De la Rochelle, donde estuve diez días, guardo dos recuerdos imborrables relacionados con los jóvenes y la cultura. En la bocana del puerto flanqueado por sus dos famosas torres, asistí a un ensayo general de teatro. Quince chavales de instituto, dirigidos por dos profesores de literatura, recitaban sin equivocarse ni una sola vez larguísimas ristras de versos de Racine al aire libre mientras la gente pasaba, miraba y seguía su camino. Yo opté por sentarme. Durante una hora asistí como espectador privilegiado a un espectáculo único…





II- Hace mucho tiempo estudié francés en el bachillerato antiguo. A los catorce años estuve en Francia por primera vez. Aquel viaje fue iniciático. Leí mucha literatura francesa y aprendí algunas canciones, Brassens, Brel… que olvidé. Cuarenta y tantos años después me sorprendo cantando las olvidadas canciones mientras me preparo para el trabajo en medio de una habitación muy grande atestada de gente que se afana en un montón de tareas distintas. La otra sorpresa, la grande, vino de la gente joven que se puso a cantar conmigo. ¡Los jóvenes franceses conocían las canciones antiguas de sus viejos cantantes!





III-Leo hoy en el periódico que los jóvenes del instituto Voltaire de Paris se han sumado en Francia a una huelga general nada simbólica contra la misma política neoliberal que se está practicando en España. El periódico dice que los jóvenes estudiantes se congregan una hora antes, a las siete de la mañana, en la puerta del instituto para decidir asambleariamente cada día si secundan la huelga. Una chica dice: “Protestamos porque esta reforma nos perjudica. Nos quita el trabajo o nos lo quitará. Y además, perjudica a nuestros padres. Por eso también protestamos. Por ellos”…





…Entonces no lo puedo evitar. Me viene a la memoria como un rayo la última protesta de la gente joven en España. La que se citó por Internet para hacer un garrafón de protesta contra algunos ayuntamientos que querían suprimir el que bebieran en la calle hasta altas horas de la madrugada…



viernes, 15 de octubre de 2010

MINEROS.


¿Cuánto tiempo tardarán los mineros de Chile en salir a la superficie?

Superficie: Cualquier área tan desértica como el desierto de Atacama desprovista de medios de comunicación.

miércoles, 13 de octubre de 2010

LA CRISIS Y SU SALIDA.


¡Debemos felicitarnos. Cada vez estamos más cerca de salir de la crisis y cumplir el sueño de los empresarios. Que los trabajadores paguen por trabajar!

lunes, 11 de octubre de 2010

MORTADELA


Mortadela es un sustantivo de origen incierto. Unos dicen que viene de mortero y otros que de mirtatum, mirto, que se usaba en su fabricación como sustituto de la pimienta. Lo único cierto es que la humilde mortadela formó parte gramatical y sustancial de mi cuerpo cuando intenté independizarme, sin ningún éxito, del dinero de mis padres mientras estudiaba en Sevilla. Sevilla es una ciudad hermosa para pasear por su casco antiguo, uno de los más grandes de Europa. En Sevilla me harté de bocadillos de mortadela durante mi guerra particular de la independencia. En una buhardilla al lado del palacio de las Dueñas, mi cuerpo esculpió la figura bohemia del estudiante pegado a un bocadillo de mortadela como cena única. Desde la terraza también me nutría con la vista inigualable de los tejados viejos de las casas.

Gracias a la mortadela me convertí en un esteta. Aún siento un pellizco en el alma al recordar los atardeceres de primavera desde la terraza de la buhardilla, con mi bocadillo de mortadela oyendo los últimos ensayos de las bandas procesionales y los martillazos últimos de artesanos y carpinteros de los talleres de abajo. Por eso me gusta escribir en medio de la gramática musical que me procuran al unísono las teclas de mi ordenador y los sonidos de la gente que trabaja esta mañana encima del tejado de enfrente. Están levantando las tejas para impermeabilizar la techumbre mientras yo conservo el sabor reciente del café del desayuno y del bocadillo de mortadela aderezado con un poco de aceite de oliva. Desaparecido el comunismo tras el berlinazo, desaparecida de mi vida la mujer que me acompañó durante mis primeros bocadillos, ausente la hija que vino de aquellos amores, ya sólo me queda mi fiel mortadela como testigo mudo de que todo pasa y todo queda.

viernes, 8 de octubre de 2010

RITUAL.


Bucle del tiempo. Tiempo repetido y ensimismado.

miércoles, 6 de octubre de 2010

VIAJAR.


Producir el instante para mirar en soledad.

lunes, 4 de octubre de 2010

LINGÜÍSTICA APLICADA.


Proverbio del Porquero para estos tiempos tan infantiles:
"Si le hablas a un niño como a un niño, seguirá siendo un niño. Si le hablas como un adulto, lo más probable es que crezca".

viernes, 1 de octubre de 2010

LOLITA.(GRAMÁTICA DEL CUERPO).



Lolita es la quintaesencia del complejo de la mantis religiosa cuyo insecto hembra devora al insecto macho una vez fecundada. Y uno se pregunta con pregunta de insecto macho ¿Para qué meterla si uno sabe que va a morir?




“Pues por eso”, vienen a decirnos en resumidas cuentas las sicologías varias del inconsciente y uno no tiene más remedio que acudir otra vez a los griegos y a sus mitos que es en donde beben todas las sicologías. Nos vienen entonces los nombres simbólicos de Eros y Tánatos, unidos en sagrada cópula, y también los nombres propios de Antígona, Edipo, Medea… que, con sus nombres antiguos e individuales, nombran complejos y pulsiones modernas y generales. La mayoría de los seres humanos no sabe que lleva un teatro en su interior. Todos somos actores y espectadores involuntarios del gran teatro de nuestra sique donde operan fuerzas contrarias en combate permanente. También nos constituimos en nuestra propia catarsis. Nosotros somos su resultado; a veces, una tragedia, a veces una comedia y las más, una mezcla tragicómica. Por eso a mí la pervivencia del teatro no me preocupa lo más mínimo como tampoco me preocupa si soy o no soy libre. Mientras existan las lolitas, sé que mi libertad será siempre relativa y que nunca seré dueño del todo de mis actos. Mis actos son producto de los sueños, cocodrilos nocturnos que navegan por las aguas profundas del inconsciente. “El hombre está hecho de la materia de sus sueños”, dijo Shakespeare, fundador de la sicología moderna y gran cazador de cocodrilos.






Pero yo no escribo para dar un curso intensivo sobre Shakespeare o sobre los griegos sino para describir al gran cocodrilo, el más voraz; “el sueño de autodestrucción”, que es sueño macho del hombre maduro que se convierte en Pigmalión porque ha llegado a la edad peligrosa donde cree que lo sabe todo. Un hombre de vuelta significa exactamente un hombre que quiere volver a ser joven porque ya lo sabe todo. Tempus fugit. Para ello la naturaleza, que es sabia de verdad, dispuso de un número ilimitado de Lolitas para bajar al hombre maduro de su pedestal y encaminarlo hacia la muerte. Las lolitas en apariencia son siempre inocentes y cándidas. En realidad son bombas de fragmentación de efecto retardado que suelen explotar inesperadamente dejando una cantidad enorme de cadáveres a su alrededor. Los cadáveres pueden ser metafóricos o no. De todas maneras al hombre maduro, si no lo deja cadáver del todo, lo ingresa directamente en el asilo a tomar sopita caliente de por vida. Uno jamás sale impune de una experiencia con lolitas. Estar con una lolita es una experiencia “liminar”, como diría un filósofo posmoderno. Es fundamental que haya una diferencia de edad considerable y una diferencia de estatus considerable también. A favor, claro está, de la lolita. Aunque a simple vista parezca lo contrario…

miércoles, 29 de septiembre de 2010



Que me dice el porquero que hoy no va a publicar ninguna entrada porque está en huelga.(Su cochino amigo)

lunes, 27 de septiembre de 2010

CANON.


Canon es palabra muy antigua que los griegos inventaron para medir la belleza del mundo. Los griegos comprendieron el mundo desde el pie como medida ideal, o sea, el canon. Los versos griegos, como las distancias, se basan en el pie como unidad o paso del tiempo. Los griegos, al mismo tiempo que comprendían el mundo como espacio, lo idealizaron en el tiempo haciéndolo inmortal porque se les quedaba pequeño. Platón y Aristóteles son las dos caras de una misma moneda. Aristóteles y Pitágoras, también. Aristóteles midió la poesía como forma superior del conocimiento y Pitágoras midió el universo mediante la mística de los números. Yo, que soy el resultado lógico de sus medidas, me mido a mí mismo cuando digo: “Del verso al universo” que es un dicho que me vino andando una mañana en México. Todo lo bueno que me ha ocurrido en mi vida ha sido andando al ritmo natural de mis pies. Mis pies, cuando andan, crean un canon que purifica por completo mi alma de las cosas domésticas. Su andar rítmico ayuda a mi alma a situarse en el reino de las cosas esenciales. Yo voy andando en compañía de todas mis obsesiones, por ejemplo, y de pronto, cuando menos me lo espero, ingreso en una cuarta dimensión y me pongo a escribir...

viernes, 24 de septiembre de 2010

PRINCIPIO INNEGOCIABLE.


El actor es una máscara que contiene el vacío.

miércoles, 22 de septiembre de 2010

BIOLOGÍA.



Ciencia que estudia a los seres vivos. Con respecto al hombre, es el sustituto moderno de la metafísica y la sicología.

lunes, 20 de septiembre de 2010

LAS RODILLAS.(GRAMÁTICA DEL CUERPO)



Las rodillas son ambiguas y contradictorias. Lo que contribuye a la profundidad de su atractivo cuando son visibles. Su visibilidad depende de si a la mujer le da o no la gana de liberarse de la androginia del pantalón. Antiguamente la mujer no podía elegir. Todavía recuerdo el efecto revolucionario de las nuevas mujeres que nos vino a través del cine americano donde aparecían en pantalones y fumando. La liberación del sostén vino un poco más tarde con los hippies. El problema de hacer todas las revoluciones en tan poco espacio es que ya sólo cabe la reacción, que es lo que está sucediendo en estos tiempos tan conservadores. De las revoluciones lo único que queda es la casquería, cierta libertad estética, que no es poco.

De la época en que el hombre tampoco podía elegir, le queda aún el resabio de creerse el rey del mundo. De hecho aún hoy en sociedades muy primitivas, es decir, religiosas, el hombre se siente el rey del mundo con derecho a imponer cómo debe ir vestida la mujer y también cómo debe ser ajusticiada si no obedece con la sumisión suficiente, cosa que no acabo de entender porque no creo que la mujer musulmana tenga las rodillas más feas que la mujer occidental ni tampoco que ande peor de pechos

Los pechos, si son suficientes, aunque ocultos, se adivinan y no digamos con los sujetadores modernos, mientras que las rodillas, si van ocultas, no se adivinan de ningún modo. Por eso la invisibilidad de las rodillas es mucho más radical que la invisibilidad de los pechos. La Gramática Fálica habla de “La doble invisibilidad de las rodillas con respecto a los pechos”. Es tal la invisibilidad de las rodillas de las mujeres que, incluso cuando se muestran, permanecen ocultas para una gran mayoría de varones. Nada más oculto que lo evidente. Ahora que se ha puesto de moda ir con pantalones muy cortos y tacones, las rodillas siguen siendo las parientes pobres de las piernas. Los machos rudos nos solemos fijar en las partes más ostensibles y clamorosas, pechos, pantorrillas, culo...

Sin embargo hay una minoría de machos, entre los que me cuento, que nos fijamos también en las rodillas. El hecho de que me apunte a todo significa que pertenezco a una selecta minoría de machos que aúna al mismo tiempo la rudeza del albañil de andamio con el refinamiento de un esteta del renacimiento. Sólo los machos refinados nos fijamos en las rodillas porque las rodillas pertenecen por derecho propio a la inteligencia creadora. De hecho, las rodillas pueden concitar por sí mismas una adoración sin límites al servir de puente entre la delicadeza aérea de tobillos y gemelos y la solidez de la pantorrilla como anticipo de la rotundidad del culo. La subida a los altares de la voluptuosidad se produce cuando la pierna se eleva sobre un zapato de tacón fino para ser fotografiada en toda su desnudez por Helmut Newton. Los desnudos de las mujeres de Helmut Newton consiguen trascender por completo la desnudez física del coño y los pechos para ir a la desnudez metafísica de las rodillas.

El director francés Eric Rhommer dedicó a las rodillas una película: “La rodilla de Clara”, ejemplo máximo de fijación. Mi vida sexual cambió por completo cuando vi la película. Pude entender uno de los axiomas fundamentales del deseo establecidos por el sicoanálisis. El deseo es excéntrico, es decir, no está donde se supone que debe estar. Por eso las rodillas femeninas ponen a ciertos machos. Porque habitan en los alrededores del deseo. Ya sabemos que los franceses, junto con los argentinos, se creen el centro del mundo, pero en este caso los franceses tienen razón. Sobre todo cuando hacen alta costura con las rodillas y se llaman Chanel o Dior. Luego vinieron los ingleses con Mary Quant y su minifalda y se llevaron el gato al agua. La rotundidad exhibitoria y democrática de Carnaby Street ganó la partida a la mostración insinuadora y aristocrática de los Campos Elíseos. A partir de ahí, la mujer inició un camino irreversible hacia el descoque y la desnudez. Bikini, shorts, tanga, toples son pasos irreversibles que nos conducen a los tiempos pornográficos en que vivimos. ¿Significará el burka una vuelta necesaria a los orígenes?

Hasta tanto no se produzca la segunda islamización de Europa gracias a la debilidad de nuestra tolerante y comprensiva sociedad con la barbarie de los bárbaros, llevo una vida visual y sexual plena. Hay mucho donde escoger porque la invasión pornográfica es absoluta. Basta con darme una vuelta por la playa o navegar por Internet. Salvo cuando quiero ver rodillas en todo su esplendor. Entonces no tengo más remedio que acudir a algún mitin del PP. Las mujeres de derechas usan como nadie las rodillas. Son expertas en el cruce perfecto de piernas donde las rodillas adquieren la segura condición de promesa de un más allá y también son rodillas habituadas a arrodillarse ante el poder. Entonces pasamos directamente de lo erótico a lo político donde las rodillas también dan mucho juego…

viernes, 17 de septiembre de 2010

EDUCACIÓN.


El lenguaje no es inocente: ¿Qué se puede pensar de un sistema educativo que se llama Eso y de unas asociaciones de padres que reciben el bonito nombre de (H)Ampa?

miércoles, 15 de septiembre de 2010

SENTIDO DE ESTADO.


Aplicable al partido socialista que, tras alcanzar el poder, le hace el trabajo sucio a la derecha . La derecha no tiene sentido de Estado porque no lo necesita. Ella es el Estado.


viernes, 10 de septiembre de 2010

NACIONALPOPULISMO.


Los peores instintos del pueblo elevados a esencia de la patria.

Patria:Puestos a hacer abstracción, prefiero la filosofía

miércoles, 8 de septiembre de 2010

CARPANTA.(GRAMÁTICA DEL CUERPO)


Morfológicamente un estómago agradecido se corresponde con el zampabollos, el tío Quico o el carpanta. Cada cultura adopta una tipología para reflejar el hambre y la pobreza porque uno de los deberes fundamentales de la cultura es retratar estéticamente los miedos. Los cuentos infantiles cumplen esa función. ¿Cuántos roba-niños hay? Usamos al carpanta y al hombre del saco como vacunas. Nos inoculamos un poco de miedo para no pasar miedo de verdad. No hace falta recordar que nos estamos moviendo en el terreno de lo primario e irracional donde el estómago es el rey. El miedo a pasar hambre ha dado a la literatura y al cine creaciones soberbias. El Lazarillo y Carpanta son nuestra excelsa contribución al imaginario universal.


Del Lazarillo se han hecho miles de tesis doctorales. Lo que viene a significar que ya está dicho todo. Pero echo en falta cientos de tesis sobre Ibáñez, Vázquez y toda una plétora de historietistas de posguerra adscritos casi todos a la editorial Bruguera. Carpanta, que según el diccionario de la academia significa “hambre violenta”, es una creación de Escobar. Pero si no él, otro lo hubiera inventado porque los españoles de posguerra, excepto los mismos de siempre, eran todos unos carpantas aquejados de hambres violentas y poseedores de estómagos agradecidos. En aquella época España era una unidad de destino estomacal. Todo estaba relacionado con el comer. La más famosa creación de Ibáñez, Mortadelo y Filemón nos remite en sus nombres propios a mortadela como sustantivo común pobre y a filete como deseo irrealizable.



Para casi todos los viejos de hoy, niños de posguerra, la comilona sigue siendo el máximo desideratum del placer. Casi todos los viejos de hoy reflejan la misma ansiedad ante un plato de comida que cuando tenían que repartir un mendrugo de pan con ocho hermanos. Se era carpanta desde antes de nacer. Por eso el carpanta tiene alma de bacteria que lo recicla todo. “todo lo que es susceptible de ser contenido en un plato, es comestible”. Así es como piensa la bacteria estomacal del carpanta.



De ninguna manera este generoso ejemplar puede ser confundido con la cursilería selectiva del gourmet. Es posible que detrás de un gourmet haya un carpanta reciclado. Lo que sí es seguro es que delante debe haber una cartera bien repleta. Aunque no le haga ascos a nada, el estómago agradecido tiene un gusto nacionalpopular. Lo suyo es poner cara de felicidad cada vez que se sienta a una mesa, sobre todo cuando no es la suya ni tiene que pagar. Por eso el carpanta no es muy amigo de ir a restaurantes caros y menos a los que van de cocina de autor donde deconstruyen una tortilla de patatas en menos que canta un gallo. A mí que no soy ni un carpanta ni un gourmet, me dan cien patadas en el estómago los restaurantes posmodernos donde no se come de nada y te clavan por todo. De aquí a poco los cocineros famosos colgarán sus creaciones y sus deconstrucciones en los museos contemporáneos y así sazonarán con un poco de vacío la nada interior. Por eso no hay nada como hacer de vientre en un museo de arte contemporáneo. Ante la nada, el estómago se acojona y reacciona vaciándose.





lunes, 6 de septiembre de 2010

DEVOLUCIÓN DE VISITA POR ALIANZA DE CIVILIZACIONES.


¿Qué pasaría si en su visita a Libia, el primer ministro danés, por ejemplo, solicitara cien mujeres libias de uno setenta, vestidas a la usanza occidental, para ilustrarlas sobre ateísmo y librepensamiento?